Picture

Por Mario Ayabaca
El 21 de Marzo de 1685, hace 332 años, nace en Eisenach (actual Alemania) uno de los grandes compositores de nuestra cultura. Los “Bach” (cuyo significado es Arroyo), fue una dinastía de músicos e intérpretes que, desempeñaron un papel determinante en la música alemana durante cerca de dos siglos, aproximadamente desde 1561.
El retrato más popular del compositor lo tenemos gracias a Elias Gottlob Haussmann en 1746, cuatro años antes de que la vida de Bach se marchite.

Pero más allá de las grandes obras, emociones y retos que su música es y representa; ¿Sabemos qué le debemos a este genio? ¿Estamos conscientes de por qué lo llamamos genio? Y en otro caso, ¿Podríamos imaginar cómo sería, no solo la música, sino toda nuestra cultura si no hubiese existido?
Estas preguntas nos bosquejan la sombra de un titán del Barroco Musical (periodo entre 1686 y 1750), que estudió a todos sus predecesores como Buxtehude, Rameau, etc. Desarrollo una gran técnica como instrumentista de tecla, y que gracias a sus composiciones llevó a la música al futuro. Es un hecho que Johann Sebastian Bach, seguirá desafiando al tiempo.

Para ser concretos, uno de los aportes fundamentales de Bach fueron:


Contribuyó a la evolución de la técnica del teclado, con frecuencia llamaban a Bach para probar un órgano nuevo. Y, cuando esto sucedía, le rodeaba un selecto y respetuoso auditorio que le miraba con suma atención. Obviamente todo esto se vió reflejado en las diversas obras para teclado, especialmente los Conciertos, algo nunca visto hasta entonces.
Otro aporte importantísimo es sobre las bases de la armonía musical (pautas de uso y relación de los acordes), asentadas sobre las 12 notas (tonos) de la escala (por ejemplo: Do, Do#, Re, Re#, Mi, Fa, Fa#, Sol, Sol #, La, La#, Si y Do). Esto se retrata e
su obra “El clave bien temperado” donde expone una serie de Preludios y Fugas adaptadas al Sistema Temperado. *

Otro aporte fue su forma de expresar la técnica de el Contrapunto, en lo cual no ha tenido rival en compositores posteriores. Se considera a Johann Sebastian Bach como lo máximo del Contrapunto, insuperable e inimitable. Tomando en cuenta los puntos anteriores se puede encontrar códigos numéricos en algunas de sus obras. 

Destaca igualmente su basta creación, composiciones corales religiosas, como la Pasión según San Mateo, y es en su música religiosa protestante donde Bach exalta el espíritu humano y lo transporta a un paraiso, un paraíso que él creía con fervor.


Ludwig van Beethoven dijo: «Nicht Bach, sondern Meer sollte er heissen.»: “No debiera llamarse “Bach” (‘arroyo’), sino “Meer” (‘mar’).

Como siempre, hablar de un compositor requiere tiempo y seguir investigando. Una forma de entenderlo es escucharlo, esencialmente la música es un lenguaje. Disfrutemos las Obras para Órgano, interpretado por Hans-André Stamm.

*: Sistema musical que tiene como regla que todos los semitonos de la escala musical sean iguales, osea que haya una misma distancia entre un semitono y otro, de un traste a otro o de una tecla de piano a la siguiente tecla (en lenguaje musical, sería un intervalo de 2da menor)
Antes no ocurría esto, pues según las escalas utilizadas previamente, llamadas Modos (Jónico, Dórico, Frigio, Lidio, Mixolidio, Aeólico) se generaba una distancia distinta entre sus semitonos. Dichos semitonos variaban ligeramente dependiendo de los grados del Modo en que se encontrasen.
El Sistema Temperado fue ideado por el español Ramos de Pareja y permitía la modulación a tonos lejanos, cosa que no se podía hacer.